El PSOE pretende aprobar la Ley Sinde mañana sin pasar por el Pleno del Congreso. A menos que los partidos políticos en la oposición voten en contra, el Gobierno se dotará de una comisión con capacidad de cerrar cualquier web que considere que va en contra de la ley. A menos que actúes y alces tu voz.

No faltan formas para mostrar tu rechazo. No faltan vías para manifestar tu opinión. Alguna de ellas puede rallar la ilegitimidad depende de cómo se mire. Sin embargo, a falta de unas horas para que se reúnan los políticos, hay que hacer todo lo posible para que no se calle nuestra voz. Te contamos de qué maneras puedes actuar.

Por Internet

Anonymous ha convocado para esta tarde a las 18:00h un ataque DDoS de denegación de servicio contra las webs de los partidos políticos que tendrán en su poder la aprobación de la Ley Sinde. Es tu decisión sumarte a la iniciativa. No es ilegal, aunque hay gente que lo considera ilegítimo. Puedes hacerlo de forma sencilla y online, sin descargar ningún programa.

Por otra parte, también puedes dar tu opinión a través de Twitter, bajo el hashtag #sindegate o #leysinde. Dirígete a los políticos españoles y pídeles que reflexionen antes de dar su beneplácito. Mándales e-mails, habla con ellos. Son nuestros representantes y tienen que escucharnos. Igualmente, puedes entrar en No al cierre de webs y expresar tus ideas. Ya hay más de 5.000 comentarios. Sé uno más. Todos sumamos.

En la calle

La asociación de consumidores FACUA ha mandado 30.000 firmas a los grupos políticos que decidirán sobre la votación. Si quieres, puedes unirte al manifiesto Si eres legal, eres legal que nació meses atrás con el esfuerzo de los consumidores y ciudadanos.

También hay convocadas concentraciones en varias ciudades españolas esta tarde. A continuación los detalles:

Madrid: enfrente del Congreso de los Diputados y alrededores.
Barcelona: Parc de la Ciutadella, en el jardín frente al Parlament.
Valencia: Calle de Blanquerías. El 6 es la sede de la SGAE y el 4 la del PSOE.
Bilbao: Plaza Circular en la Fuente del BBVA.


¿Tú qué haras?