Lisboa es la pintoresca capital de Portugal. Su clima templado, sus hermosos lugares y museos de clase mundial, hacen que Lisboa sea un lugar que sea el preferido por viajeros de todas partes del mundo.

Al igual que Roma, San Francisco, Seattle y hasta Moscú, Lisboa ha sido construida sobre siete colinas, ofreciendo a los visitantes puntos fantásticos y miradores donde se puede admirar esta bella ciudad. Por encima de todo, Lisboa es un lugar de contrastes, ya que sus edificios modernos comparten su ubicación con casas y edificios bastante antiguos; incluso, muchos de los hoteles en Lisboa están ubicados en algunos de estos edificios antiguos. El resultado final es una ciudad acogedora que está llena de carácter.

En 1755, la ciudad fue golpeada por un fuerte terremoto, hecho que se tradujo en su casi total destrucción. Los esfuerzos de recuperación, dirigidos por Marqués de Pombal produjeron estructuras imponentes, construidas de acuerdo a los principios de la Ilustración, Incluso muchos de los hoteles en Lisboa tienen rastros de dicho evento histórico, y son una de las principales atracciones cuando se busca algo en Lisboa que ver.

A medida que la ciudad ha crecido, lo ha hecho en varias etapas diferentes, no hay centro definido en la ciudad.